miércoles, abril 23, 2008

Hermanas

¿Te acuerdas de esa foto? Tú tenías como 8 años y yo 3, estamos sentadas comiendo una golosina mientras jugamos con tu muñeca Chichobello. Parece verano, ambas estamos muy ligeras de ropa con cara de que recién hemos abierto los ojos y con el cabello totalmente despeinado. Estamos muy sonrientes y con cierta complicidad en el rostro.

En esa época yo siempre quería jugar contigo pero tú me la hacías difícil, te encantaba hacerme renegar por cualquier cosa y como el que se pica pierde, siempre terminaba noqueada round a round.

Tus bromas las tomaba muy en serio y como no quería que te salieras con la tuya, trataba de responder a lo bruto: jalaba de tus rulos enmarañados, pellizcaba y rasguñaba por donde podía y por último buscaba a alguien que me defendiera.

No creo que tuviera más fuerza que tú y creo que te dejabas pegar porque sabías que sería yo quien al final terminaría llorando. Sobretodo cuando veía las heridas que te causaba y el dolor que fingías para asustarme. Una vez lancé lo primero que encontré y de tu cabeza salió sangre. Entré en pánico pensando que ibas a morirte por mi culpa, pero al rato tú estabas como si nada, muerta de la risa por mis lloriqueos, mostrando el corte de lo más valiente. Me daba remordimiento cuando te gritaban por mi culpa, al principio me ponía contenta pero luego se alojaba la culpa en mi y trataba de defenderte. Nunca hemos sido unas ladies, lo sé, siempre nos gustó jugar rudo.

Eres la única con la que podría pelear así -nadie ocupará ese lugar por más que quiera- y en el fondo sé que no guardas rencor por ninguna de nuestras grescas, lo que sí quedaron fueron algunas cicatrices que ninguna crema o tratamiento pueden borrar.

Cinco años de diferencia para nosotras fue mucho, conforme pasaban los años nos alejamos a pasos gigantescos, pero ciertas veces discutíamos sin razón porque era nuestra forma de no perder contacto.

En secundaria fuiste un boom, amiguera y divertida, yo no era ninguna nerd pero me sorprendía lo desinhibida que eras, siempre salías a bailar en las actuaciones, eras la que armabas las fiestas, tampoco te importaba meter bulla y que te llamaran la atención.

La época de colegio pasó rápido y un día decidiste recorrer tu propio camino, hacer tu familia y desde entonces pasaron trece años. Ahora nos vemos muy poco debido a que vivimos en diferentes provincias y a distintos quehaceres que solo nos dan receso en días festivos como Navidad o el cumple de la abuela.

Hace varios años volvimos a compartir el techo, me mudé por un par de años con los tuyos pero no supe aprovechar esa época, no sé porqué –o de repente sí- pero arrepentirse ahora no sirve de nada. Después tampoco supe sacar provecho a la tecnología pero a veces es mejor dejar que las ideas y las ganas tomen cuerpo y maduren.

El otro día después de muchas lunas te envíe un correo electrónico y sin guardarme nada lo conté todo sin tapujos. Me contestaste rápido y pude reencontrarme con aquella adolescente llena de vitalidad y entusiasmo, que a pesar de todo no se deja amilanar.

Me quedo con esta parte del correo
:“… Así que vivamos como lo merecemos, o sea ESPECTACULAR, la vida es solo una y no hay porque estar bien con todos, y si no les gusta que se vayan al diablo...”

Yo me quedo contigo a los 8 años, a los 16 y a los 32. Puedo quedarme contigo aunque no estés aquí y ahora, quieras o no quieras, pero sé que en el fondo te quedaste conmigo sin necesidad de tener consentimiento alguno.

20 comentarios:

RacuRock dijo...

me guardo el priviliegio de comentar... porque nunac he tenido un amigo... o amiga en mi ninez adolescencia y juventud... pero se veia bonito

Fiore dijo...

Asi es, las hermanas siempre se quedan con nosotras aunque no esten cerca, adoro a mi hermana y eso pasa luego de que niñas nos hemos sacado "la madre" para que de adultas sepamos mejor el significado de querernos.

Un bso

digler dijo...

que bonitas palabras. aquellos sentimientos que nos unen a nuestros hermanos a veces son muy dificiles de expresar

Petisita dijo...

Que linda carta! hace poco lei la que Patricia de "el dedo que apunta a la luna no es la luna" le escribio a su hermana. Yo no tengo hermanas pero si muy, pero muy buenas amigas asi que por ahi me inspiro con estas cartas.
saluditos Mafa.

Chien dijo...

Mo conozco ese sentimiento porque no tengo hermanos...

saludos por aqui..

Elmo Nofeo dijo...

No me quedo claro, si era una amiga o una hermana, pero que hay sentimientos en las letras lo hay.

Saludos.

Jen dijo...

yo me llevo terrible con mi hermano y es algo que a veces me duele :S

AS 2007 dijo...

Eres muy afortunada de haber tenido una amiga de juegos, berrinches y demás. En las buenas y en las malas. Ahora ya maduras, el sentimiento crece más y nuevamente, aunque no estén cerca, siempre están juntas en espíritu. Como tengo la suerte de conocerlas a ambas, me ha conmovido mucho lo que has escrito....ahora comprenderás que el cabeza de foco tenía su encanto ves??? y la ovejita tan linda ella igual....la sangre llama dicen...

El perro andaluz dijo...

Espero que no haya sido una amiga imaginaria:)
No hay que olvidarse de las personas que uno quiere, nunca.

Nelly dijo...

Bella carta!! aunque no viva con mis hermanas, debo reconocer q extrañooo mucho a mis ñañas...aunque suelo llamarla todos los dias pero no es =, x eso cuando viajo a Ikitos aprovecho al maximo estar en compañia de ellas.

Besos

Angieypunto dijo...

Desde los tres años?? La única amiga de mi niñez que sigue vigente en mi vida es justamente mi mejor amiga (si cabe el término). Tenemos la suerte de vernos regularmente e incluso ir de juerga cada cierto tiempo con la misma avidez con que otrora jugabamos a las barbies.

Acitsonga dijo...

Laura ¿no eras hija única? Asumo que esto se lo escribes a una amiga tuya que ha sido como tu hermana, en todo caso muy bonita tu semblanza.

Mafa dijo...

Racu:Es bueno haber tenido una compañera cerca al menos los primeros años :D

Fiore: Tienes razón, de adultas ya es otra cosa. Un bso

Digler: Cuando la relación no ha sido ideal, cuesta un poco.

Peti: Bueno ser hijo único no es fácil, te entiendo. Un abrazo

Chien: Yo hermanos de sangre no he conocido, pero todos podemos conocer ese sentimiento de hermandad en algún momento.

Elmo: Se trata de mi prima, crecimos en la misma casa, entonces cultivamos una relación de hermanas.

Jen: Yo con ella nos hemos dicho de todo, hemos peleado mucho pero la distancia ha sido necesaria para apreciarnos mejor. Un beso

Allan: No tuve amigos imaginarios, bueno hablaba con algunos muñecos. Concuerdo con lo de no olvidar.

Nelly: Que penita, pero lo importante es la calidad del tiempo, no la cantidad. Un abrazo


Angie: Como decía más arriba se trata de mi prima, hija del hermano de mi mamá, nuestra vida transcurrió juntas porque vivíamos en la misma casa. Que lindo que tengas una amiga de tantos años!!


Charo: Gracias!! Ella se lo merece :D

varguitass dijo...

chesssss

Luz de Luna dijo...

Hola!! Comparto contigo ese sentimiento, yo no tuve hermanas, solo un hermano, pero tuve a la mejor prima que la vida pudo ponerme, y al paso de los años sigo firme en que no necesite de una hermana porque ella estuvo ocnmigo, compartimos tanto, y ahora por la distancia y nuestros quehaceres diarios, trabajos, familia, hijos etc. no podemos vernos como quisiéramos, pero aún con esa distancia nuestros corazones siguen tan juntitos como cuando vivíamos en la misma casa.
Un abrazo cálido

JoseLo dijo...

Pero cuando hay amor, la distancia a la mier** (Leusemia)

Ana Lucía dijo...

Mafita, que bonito post.

a veces las hermanas solemos ser muy muy distintas, pero al final siempre seremos eso hermanas, aunque por temporadas vivamos muy muy alejadas, no sólo por distancias si no por formas de pensar.

un abrazo y ya tengo internet.

Ursula dijo...

Qué bonito post!!!!

Hay relaciones así, que siguen vigentes aunque los años pasen. Que siempre sigas tan unida a tu prima- casi - hermana.

Besos

Marea dijo...

Conservar los lazos después de tantos años es lindo, sigan en contacto.

Dragón del 96 dijo...

Con lo del Chichobello me hiciste recordar cuando de puro picon le quite ese moño a la muñeca de mi pequeña primita. Mi tia me dio un pellizco cual Don Ramon a Kiko y me hizo ver por primera vez a Judas calato.

Y por lo otro, desconozco mayormente.

Slaudos.