lunes, febrero 11, 2008

Transeúnte feliz

A charol y con medias cubanitas calzo mis pies para recorrer cada una de tus cinco cuadras. Segura voy de la mano de ella, una mujer de talla descomunal que protege mi andar despreocupado. Caminar a lo largo de tus calles incentiva los sentidos y más aún la curiosidad infantil. El placer del paseo se complementa mirando, oliendo, oyendo, saboreando y sintiendo a cada metro una experiencia nueva. Las mil y una tiendas a ambos lados, la gente que viene y va, y yo queriendo capturar todo sin perder ni un detalle.

En la primera cuadra está la tienda de ropa para niños donde la gigante bondadosa me compra vestidos de varios colores que hacen juego con los zapatos, que llegan directamente del taller del hijo de Gepetto, una cuadra más adelante. Visitar cada una de las tiendas puede tomarnos todo el día, por eso ella no pierde tiempo y avanza, mientras que yo con las justas trato de seguir su ritmo incansable. Varios metros después la imponente mujer entiende que mi pasos son más cortos y hace una parada técnica en un puesto de helados para brindarme un poco de combustible y descanso.

Quedo deslumbrada al ver como sale el helado de la máquina, como la vendedora va girando el barquillo con un movimiento ondulante de muñeca para que la cremosa golosina se acomode a la perfección. Disfruto la danza del helado que va creciendo y reposando ante mi ojos dulceros.

Al termino de esta parada forzada-deseada- volvemos a tu calle con energía extra para continuar la excursión y -terminar el helado sin soltarlo- evadiendo a los otros gigantes ciegos y toscos que se desplazan en distintas direcciones, sobretodo si se acerca el fin de la jornada. Se escucha el campaneo de la iglesia que está en tu tercera cuadra, en su puerta hay un tumulto de gigantes creyentes que se mezclan con los que están de paso, nadie quiere perder su lugar ¡Vaya modo de detener el tráfico! por suerte mi protectora es capaz de abrirnos camino entre la muchedumbre.

Tus calles siempre llenas de oficinistas, comerciantes, vendedores, estudiantes y mendigos que durante el día dejan su rebaño para abastecerse, hombres y mujeres de todas las edades, singulares y distintos que se aprovechan de tus cuadras en búsqueda del objeto deseado.

Sigo avanzando con todo el espíritu aventurero en la jungla de cemento, nada puede detener mi camino salvo aquel loquito cargado de bolsas y trastos, que sólo por darse el gusto de molestar lanza un gruñido que deja mi corazón palpitando acelerado y estrujando la mano de mi guardián por un largo rato.


Las marquesinas de los cines que anuncia la película del momento logran apaciguarme. Hay una película "apta para todos" en el cine Eva pero comienza dentro de una hora, tenemos que esperar. El olor a pollo broaster inunda el ambiente y ruidos extraños salen de mi interior. Ella nota que son más de las 6, momento preciso para una cena al paso. Un tiempo perfecto para saborear un jugoso y crocante pollo broaster antes del cine.

Cinco cuadras en cualquier otro lugar no parece un largo recorrido, pero esto no se ajusta a tu realidad, tus cinco cuadras pueden dejar agotado -y extasiado a la vez- al maratonista más vigoroso. Es por esto que esta pequeña transeúnte está molida y no es capaz de terminar las dos horas de película. Se queda dormida con la seguridad de que su gigante completará tu última cuadra por las dos. Soñará con cada momento que vivió al recorrer tus tiendas, con la gente que se cruzó, con los helados y el pollo broaster que comió, y así pasen más de veinte años siempre te recordará con nostalgia querido Jirón de la Unión.





P.d: Resulta que Jirón de la Unión empieza desde el Puente de Piedra y termina más allá de la Plaza San Martín. Lo que yo recordaba eran las cinco cuadras que conforman la zona comercial. Mayor información en la siguiente dirección Jirón de la Unión








24 comentarios:

Fiore dijo...

Me haz hecho recordar mis paseos en el Jr de la Unión con mi papá de niña.. GRACIAS, muy lindo texto

Un bso

El Dueño de los Cajones dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Dueño de los Cajones dijo...

Tu crónica (excelente e hipnótica por cierto) me hizo traspirar

y me llevó a mi infancia!!!


pasito a paso.


Saludos Mafa!

Acitsonga dijo...

Tan chevere era el Jiron de la Union? La ultima vez que estuve por ahi tenia que cuidarme de que no me metieran la mano, definitivamente los recuerdos de la niñez son insuperables. Que tal paseo en el viejometro Laura, tiempos aquellos.

schatz67 dijo...

Ex-Gorda Besha,

Ese helado de máquina era todo un clásico del jirón de la unión.Por motivos obvios yo lo recuerdo muy caótico cuando aún no lo habían convertido en zona peatonal y de alguna forma seguía siendo el termómetro de la ciudad.

A la fecha es un lugar lleno de locales colorinches y malolientes.Pero sigue teniendo algo,un no se que, que te permite evocar los buenos y malos tiempos.

Ahora falta la crónica de las otras cuadras del jirón de la unión, escuché Munich por ahí?

Un abrazo

Schatz

Jassy dijo...

Cuando iba a Lima de peque, era obligado ir a comprar alli, iba con mi abuelita...ay Mafa que nostalgia

varguitass dijo...

.

´casi todos los días pasó por el jirón y me compro mi zambito (el helado por siaca) a luka jojojo

pero por lo demás no me gusta el jirón, mucha gente, muchas tiendas, hasta una iglesia

eeeen fin, prefiero La Colmena y sus librerías baratas,

besote!!!


.

Cys dijo...

ohhh, que nostalgia!

El perro andaluz dijo...

Aunque corra el riesgo de parecer de la edad de Schatz:) yo también recuerdo el Jr. de la Unión con carros circulando. Aún no era peatonal. Eso sí, en la esquina de la plaza de Armas, donde hoy es Bembos, vendían unos 'changüis' bravasos. En el Héctor Roca (discocentro) de galerias Boza, compré mi LP: Thriller, de MJ.
Recuerdo también haberme comprado tabas en de Louis. Había un Manolo's (o estoy alucinando)y ahí me zampaba 5 churros al hilo.
En fin, ahora si no es para ir al Yacana, difícil...
Un beso.

marco dijo...

mmm yo he caminado muchas veces por ahi, lo que mas recuerdo es la gente en gran cantidad, los centros comerciales, los cines con sus pantallas viejitas, y claro la iglesia y los dibujantes que retrataban a la gente, asi me quedaba mirando admirando los dibujos. Tambien me sentaba en esas banquitas a ver pasar la gente. Bonito relato, el Jr de la UNiòn un clasico, besos :)

Nelly dijo...

Recuerdo q todos los lunes iba con mi mami a la iglesia (a rezarle a un santo...era un caos la iglesia). Pero eso no es todo en unas de sus joyerias mi amore me compro mi anillo de compromiso... Asi q va hacer dificil q me olvide del Jiron de la Union

Saludos

digler dijo...

lo mas seguro que existe son nuestros recuerdos

gracias por el paseo!

Jen dijo...

el Jirón rulea

Enrike dijo...

No eran 3 cuadras nomás ?
DEMONIOS !!!

Petisita dijo...

Hola Mafa hace mucho que no paseo por tu blog porque resulta queeeee, no se me esta actualizando en el greader por alguna razon.Yo la verdad he ido muy pocas veces al Jiron de la Union, si es que puedo hablar en plural. Pero segun lo que mis padres me cuetan, hace muchos años era un paseo obligatorio para la gente joven.
saluditos

varguitass dijo...

.

había un Manolo´s en el Jirón de la Unión???

alaaaaa melaaaaa

qué bueno sería que todavía existiera en el centro para empujarme los ricos churritos con su chocolate espeso más, saliendo de la chamba

tamare!!!


.

TRuLy dijo...




Yo usaba zapatos de charol y medias cubanitas :P
(la prueba esta en mi video de Sopa de Caracol)


Un besote!

Me gusto mucho recordar mis largas andanzas por Jiron de la Union.


Besho!

Luz de Luna dijo...

HOla!!! primera visita, segura que daré mas.
Un abrazo

markin dijo...

La vez primera que llegue a ese lugar, mismo provinciano, me pareció maravilloso, aunque angosto. Parecía como que todo lo comercial estuveira ahí. Con als continuas visitas comenzo a quedar chico. Y en la últimas... más que para llegar al paseo Chabuca, no me era necesario.

Tener en la mente lo cines, los dibujantes, y los locales comerciales es inevitable.

Aqui en Santiago, hay una lugar un tanto similar llamado PASEO AHUMADA.

Chau.

Angieypunto dijo...

Tampoco escapé a jironear en mi chiquititud las pocas veces que venía por Lima en aquella época (es que soy toda una pisqueñaza por si no lo recordabas). Solo se que era todo un acontecimiento pero no tengo muchos detalles guardados porque soy algo desmemoriada. Lo que no olvido son los aromas dulces que despertaban mi curiosidad a cada paso.

Lindo relato amiga!

Marea dijo...

El Jiron de la Union, espero darme una vueltita en Abril, tengo gratos recuerdos de él. Cariños.

Mafa dijo...

Fiore: De nada, que bueno que te gusto. Un bso

El dueño de los cajones: Bastante cansadita la maratón, no? Gracias por tu comentario. Muchos Saludos

Acitsonga: Para que veas que también llevo varias millas en el viejometro jejeje. Un abrazo

Schatz: Ese no sé qué que siempre nos jala a evocar nuestros más cálidos recuerdos. Un abrazote

Jassy: Un besote para la nostalgia y que llegue un ratito a España.

Varguitas: Las librerias de Camaná son la voz!!! Un beso

Cys: Snif, snif!

Allan: No era peatonal? Asu se nota que soy más joven y lozana que tú :P Tienes razón también estaba el Manolo´s! Un beso

Nelly: Hay una joyería que sobrevive ante del cruce de la av. Emancipación. Atiende una de una chinita que tiene por lo menos sus 60 años. Felicidades y salud por la compra del anillo. Un abrazo

Digler: Gracias a ti por la compañía!! Un beso

Jen: Oh yes!

Enrique: Son varias, yo juraba que eran 5 pero son más. Gracias por la visita.

Petisita: No te preocupes, yo te estaré visitando pronto y poniendome al día de tus posts. Un abrazo

Varguitas: Sí pues, ya no existen pero hay un lugar a un costado de Palacio de Gobierno que venden churros españoles bravazos. Es cuestión que lo encuentres.

Truly: Los zapatos de charol y las medias cubanitas rule!!!! Ahora las chibolas no le dan bola, no saben de lo que se pierden :P

Luz de luna: Bienvenida! Apenas pueda me doy un salto para visitarte.

Markin: Tiene su encanto el centro de Lima, con jiron de la Unión, la Alameda de Chabuca Granda, la Plaza de Armas, etc. Paseo Ahumada? Me supongo que un día de estos lo conoceré. Un abrazo

Angie: Ela roma que salía de la pastelería Tubino uffffff!!!! El aroma del pollo broaster más ufffff!!! Un abrazo amiga :D

Marea: El jirón de La Unión te espera con los brazos abiertos, a ver si se da la oportunidad de ir por unas chelas al Munich. Qué te parece? Cariños

TRuLy dijo...




Asi es!!! They rule!

es mas.. el otro dia mi sobrina estaba caminando con sus zapatitos de charol y me dijo tia mira mis zapatos son como los tuyos...

(Es que me compre unos zapatitos negros de charol y no me los saco para nada jejeje..)


Dragón del 96 dijo...

Uy, ahora si me vas a calificar de huachafo y atorrante. No tengo recuerdos en Jr de la Union, los más antiguos me llevan a la querida Zuñiga sin agua, luz ni desagüe. O era que mi vieja nunca nos sacaba a pasear...

Slaudos.