viernes, julio 04, 2008

Un poco de memorex de vez en cuando ( la ubicaina tampoco cae mal)

Las palabras “olvido” y “recuerdo” rondan mi cabeza estos últimos días. Soy una distraída con buena memoria, aunque no parezca el termino adecuado, estos adjetivos a la par me identifican bastante bien.

Tengo facilidad para recordar caras, nombres, títulos de películas, números de teléfonos y fechas, ya antes comenté sobre esto en otro post, pero a la vez tengo la costumbre de olvidar llevar en mi cartera cosas necesarias como llaves, documentos, celular, entre otros accesorios que dejo “reposar” en cualquier lugar de mi casa.

Pierdo llaves de manera olímpica, al menos unas 6 copias en el último año. Hace como dos meses tuve que hacer un viaje casi interprovincial a la casa de mi tía por una copia que ella guardaba, para colmo de males ella había salido y tuve que irrumpir en su habitación cual ladrón para conseguir mi maldita copia que un mes después perdí nosécómo pachangueando en una boda. (Aviso de último minuto, no la perdí, la dejé dormir el sueño de los justos en la guantera del auto, el señor que lava el carro la encontró)

Lo más estúpido pasó la semana pasada. Estaba en un taxi con mi jefa llegando a una comisión de trabajo, me tocaba pagar el taxi y en una mano tenía cuatro moneditas de dos soles, que nosécómo desparecieron segundos antes de bajar del taxi. Todavía sentadas en el asiento trasero, se me ocurrió sacar un billete y le pagué al taxista, y volví a revisar en que parte del asiento había soltado mis moneditas. Mientras revisaba dejé mi billetera a un lado, no dentro de mi cartera. Al final encontré las moneditas en el bolsillo de mi saco y bajé con mi jefa del taxi.

Apenas arrancó el vehículo, recordé que ya no tenía la billetera en la mano y menos en mi cartera. Estaba muy molesta por esta y por mil cojudeces que paso por andar distraída.

En cambio, a pesar de ser distraída hay situaciones que no olvido, lo descubrí en un encuentro espontáneo con alguien que había sido mi amiga. Nos dejamos de frecuentar por una situación incómoda que inauguró el comienzo de varios eventos nada agradables. Sentí que me falló y se lo dije, pasó más de un año sin saber de ella y solo la veía conectada en el msm.

Hace una semana nos vimos y recordé con lujo de detalles la anterior ocasión que hablamos. Esta vez ella estaba cariñosa como siempre pero yo no podía actuar como si nada hubiese pasado. Me comporté educada pero nada más.


Solo sé que a ella le fue mejor que a otra amiga en común, que estuvo involucrada en la misma situación. Con la segunda no me pude contener.

A ella no le había dicho nada porque no nos vimos las caras hasta tres meses después en un taller en el que coincidimos, como seguía defraudada preferí comportarme fría e indiferente para que comprendiera mi molestia.

Lo malo fue que un mes después volvimos a encontrarnos en una boda y ella vino con todo el cariño del mundo a saludarme y no pude soportarlo, en varios microsegundos quise decirle “Oye flaca, tú estás con roche y vienes como si nada, no te pases. No te atrevas” pero ya me tenía abrazada, parecía que estaba felicitando a la novia.

Fue demasiado incómodo y respondí mal, la palmoteé lo más fuerte que pude, tanto que las dos personas que estaban a mi costado se asustaron. No dije nada más, allí quedo todo y supongo que no hay marcha atrás.

¿Rencorosa? Sí ¿Por qué, no? Estoy en mi derecho. No soy una santa, pero trato de ser honesta con mis amigos y cuando la cago, lo acepto, y si no me doy cuenta espero que alguien me lo haga notar. A veces el tiempo y la distancia no sirven de nada, si uno no dijo todo en el momento del problema. Sé que hay situaciones que deben madurarse y que los amigos se equivocan, pero no hablar por temor y dejar que pasen los meses, muestra mucho desinterés hacia a la otra persona y da cabida a especulaciones.

16 comentarios:

Chien dijo...

Bueno, yo no tengo ese problema porque yo manejo las cosas con un orden que a veces intimida… jejeje mis amigos recorren a mí para que los organice. Mirá que mi compañero de trabajo, con quien me toca siempre viajar no deja su cabeza en los lugares porque la trae pegá, pero si ha votado tiquetes de autobús, tiquetes para reclamar maletas eso en microsegundos… la vez pasada le dí la llave del hotel para que la tuviera mientras yo iba al carro a buscar algo y en cosa de segundo la perdió. Así que lo que cuenta me parece familia…jejeje

Fiore dijo...

No hay mejor manera de seguir bien que dejar las cosas bien en claro!

estuvo muy bien que actuaras asi

bso!

Dragón del 96 dijo...

Creo que deberías atar todo a tus bolsillos con cadenas o nylon, como dicen, perderías la cabeza si no la tuvieras pegada a la cabeza.

Hey, vamos, pueden haber muchas personas con las que choques, pero creo que estar resentido con ellas es perdida de tiempo, demuestra que aún sientes algo. Hay personas a las que se olvidan y punto.

Slaudos.

LOBO INQUISIDOR dijo...

No confundamos, llaves, billeteras, fotos, recibos, no se pueden guardar en tu cerebrito y corazon. Lo importante, lo que es invisible, amor, odios, enojos, carino, eso si! Lo bueno es que no eres olvidadiza con lo importante, de esas cosas no se pueden sacar duplicados! Nos leemos.. necesito feedback.

Acitsonga dijo...

Yo tengo mi sistema para no olvidarme cosas en la casa, llevo 4 ó 5 en mi cartera que realmente utilizo y las cuento antes de salir. Por ej: llaves, billetera, anteojos, gafas de sol, cosmetiquero. Este método no me falla, antes olvidaba las llaves de la casa una vez por semana y la billetera igual.

Sobre tus amigas me parece muy bien que no seas hipócrita, pero tampoco seas tan rencorosa. No gastes energía almacenando recuerdos funestos, no vale la pena.

TRuLy dijo...





Yo siempre he dicho que tengo cerebro de pollo, olvido las cosas muy facilmente.. Antes no olvidaba cumpleanhos y siempre estuve feliz de eso, pero ultimamente ya no se nada de nada... creo que ando muy distraida tb... Por lo de las llaves, creo que ya leiste mi aventura el dia que deje mis llaves en la casa y tuve que ir a buscarlas.. (ojala no me vuelva a pasar)

Lo de tus amigas... pucha yo tb soy rencorosa, algo vengativa pero es que la gente se lo busca pes... Como dicen por ahi nadie es perfecto.



Beso.


JoseLo dijo...

Que incomoda situacion la de encontrarse con gente a la que ya no quieres saludar

digler dijo...

yo pensaba que era el unico al que le pasaban cosas asi (me refiero a andar perdiendo objetos)

pienso que no vale la pena guardar rencores, pienso que cada quien lleva sobre si la carga de sus acciones

Angieypunto dijo...

Qué memoria! ya te pareces a mi ja,ja. Claro que a diferencia tuya yo olvido hasta las situaciones vividas! Creo que solo selecciono lo más importante y siempre estoy desechando parte del disco duro.
Así me libero de la mala energía. Eso sí, creo que está bien encarar las cosas como tu lo haces pero mejor si es a tiempo y si luego les aplicas la tecla delete (al problema y a la amiga si te parece). Tu hígado te lo agradecerá, lo digo con conocimiento de causa.

Besos!

Nelly dijo...

Te entiendo con el problema de tus amigas, yo tb he pasado un problema con "unas amigas", q al final me di cuenta q no eran mis verdaderas amistades. En su momento llore, no entendia las actitudes q habian tomado pero decidi no guardarles renco si no seguir pa adelante. Animo!!

Besos

soleil dijo...

si de mala memoria hablamos creo que debo apuntarme, no es de reir si comento todas las veces en que me he olvidado de algo, desde mi propio nombre hasta sucesos de hace una hora... yo no cuento ni con memoria temporarl ni larga... asi que a vivir con la mala memoria...

buen blog!

Edilberto Cabrera dijo...

Mafa: Igual, pens� que s�lo a mi me pasaba eso. No puedo olvidar agravios.

Aveces creo que lo contrario ser�a negar el sentido de justicia. �Es justo que te falten, y luego pretendan que no pas� nada?

Edy

Marquinho's Way dijo...

Lo peor es ser defraudado por buenas amigas (amigos en mi caso). Eso me destruye y tambien pierdo el interes en continuar la amistad.

Cys dijo...

Siempre hay que decir las cosas de frente, no?

El perro andaluz dijo...

Si alguien me cae mal sin saber el motivo, podría ser más tolerante, pero í conozco la razón y es algo malo, no tendría ningún empacho en mandarlos a la eme. Y saludarlos por ese refán estúpido que lo cortéz no quita lo valiente...no jodan.
Besos.

diego dijo...

Ay, Escobar... o sea... ay, Escobar.