domingo, junio 14, 2009

Cruzando el charco ( Primera parte)

Dejar tu país no es fácil, no importa las circunstancias en las que salgas ni tampoco las motivaciones. Una vez que tienes el pasaje en tus manos y sin retorno programado como es mi caso, te das cuenta que no hay marcha atrás: la aventura ha comenzado.

Después de un mes de constantes juergas y reuniones, me subí a un avión peor que el cocharcas, dispuesta a cruzar el charco. Madrid, fue mi primera parada. Allí estuve 10 días, conociendo un poco la ciudad y rastreando amigos que no veía en algunos casos desde hace varios años. La aventura madrileña se me pasó volando, disfruté mucho del metro, de fotografiar una ciudad cosmopolita con miles de lugares por conocer y beber cañas en los bares.

Un martes después de pasar por dos aeropuertos, beber el té helado más caro de mi vida y comerme un pancho con una mostaza tan picante como el wasabi, llegué a la isla de Menorca.


¿Qué sabía yo de Menorca? Sabía que era la hermana menor de Mallorca, que a los ingleses y alemanes les encanta para vacacionar en familia pero mi mayor motivación era conocer el lugar que albergaba a mi madre desde hace casi una década. Santo Tomás, es la playa donde queda el hotel donde trabaja mi madre y allí llegué hace más de tres semanas.


Hay muchas cosas que han cambiado en vida con este viaje, cambios que iré contando poco a poco.


Alojamiento: Después de casi 6 años de vivir a mis anchas, ahora vivo a mis "angostas". Mi intimidad acabó, ahora vivo en como en el Gran Hermano compartiendo la vivienda con tres personas más dos peluches y una laptop, esta última es la niña de mis ojos y mi ventana a Lima. En esta parte del hotel hay tres mauritanios, una pareja de dominicanos, un par españoles y siete peruanos. Este será mi vecindario por lo menos hasta agosto.


Amigos: Al final decidí caer en las garras del facebook, twitter y otros nuevos tecnohueveos. Tan sacrificada yo, me flagelo a diario dejando comentarios, publicando fotos, jugando Mafia Wars y respondiendo mil y un test. Para mi es una prioridad no perder contacto con la gente que quiero por eso un día antes de llegar a Menorca, corrí al Corte Inglés a comprarme una laptop. Ahora la tengo a ella, a mi querida HP para llenar mis espacios de ocio.


Comida: Durante la semana mi mamá trata de preparar una o dos veces comida peruana. Aprecio su esfuerzo, pero es una pena porque no sabe igual. No sé si son los ingredientes o el contexto. La comida me sabe totalmente diferente, son otros sabores y texturas. No puedo engañar a mi paladar, aunque a mi estómago sí.
En la playa donde vivo, hay por lo menos unos 5 restaurantes y un par cafés. Venden platos a base de pescados y mariscos pero la carta no me provoca. No siento ese olor rico que sale de las cebicherias en Perú. La paella no está mal y el gazpacho tampoco pero hasta ahora no he comido algo que impresione mis sentidos. Eso sí, la pastelería en Menorca es muy buena, hay ricos bollos rellenos, ensaimadas y hojaldres.


Transporte: Hay 5 horarios en los que puedo movilizarme en bus a otras ciudades como Ciudatella y Mahón. La hora es la hora y si te pasas un minuto, tienes que esperar dos horas para el próximo bus. Por lo general es mejor salir en el primer bus para poder aprovechar la mañana porque a las 2 p.m. todo cierra a excepción del supermercado y algunos restaurantes, se tiene que esperar hasta las 5 p.m. para que vuelva la vida y la bulla. Después de las 7 p.m. no encuentro bus, me jode porque a esa hora hay películas buenas en el cine de Mahón. La gente que no tiene movilidad propia hace autostop, pero yo todavía no tengo muchos conocidos y no me atrevo.


Entretenimiento: Las playas son maravillosas. El mar es un gran piscina transparente donde resfrescarse. No es tan caliente como me temía, está en su punto perfecto. La arena no se pega, con una sacudida rapidamente abandona la piel. Hay que avanzar muy adentro para que el agua te llegue a la altura de la cintura. Tengo el mar a unos cuantos metros, pero nadie se explica porque este año hay poca arena en Santo Tomás por eso que camino siempre en dirección a Binigaus (a la derecha) o Son Bou (al lado contrario). Me gustan ambas playas porque no están cerca a los hoteles, allí si me siento a gusto en el Mediterráneo.


Extravagancias: Al principio me costó acostumbrarme a ver tantos desnudos en las playas, sobretodo sextagenarios, pero ahora no me importa. Voy tranquila con mi ropa bien puesta a disfrutar del mar.


Cultura: Como todavía no me engancho con la tele española, me estoy acompañado de varios libros de Paul Auster, Wei Hu y Calvin and Hobbes. Saqué mi carné de biblioteca en Mahón y me prestan todos los libros que quiero, además de pelas y revistas.


No quiero escribir un testamento, por el momento lo dejaré allí. Bien dice la canción "Time goes by" y sé que después de esta aventura Lima estará esperándome como siempre.

15 comentarios:

El perro andaluz dijo...

Un buen repaso a tu corta estadía por allá. Que siga la buena onda y el mejor ánimo para lo que te queda.
Aguante, mafa.
Besote.

Niña de los 80's dijo...

Realmente aprecio la fortaleza de la gente que puede vivir lejos de las comodidades de su propio pais, yo hasta ahora no me atrevo no he aguantado mas de un mes lejos de mi caotica Lima a pesar de lo adelantado del transporte de otros lugares.Por cierto, si no fuera por este post no tendria ni idea de que existia Menorca.Exitos Mafa!

GINNA dijo...

Hola, gracias por los buenos deseos.

Te cuento que Luis Angel aun no nace pero, ya mismo, faltan 8 dias segun el doctor. Yo quiero que se adelante.

En fin, que nazca es lo importante, ya viene, ya viene!

Que bonito todo lo que cuentas de esta etapa. Cambiar de lugar, de pais es duro, yo llevo casi 10 años fuera de Ecuador y precisamente hace unos dias pensaba escribir algo sobre esto. Hay gente que apenas lleva dos años aca y aun no se ubica, despues de ese tiempo uno empieza a ver realmente donde esta y apenas empieza a acostumbrarse.

Disfruta de tu estadia.

Chien dijo...

te comprendo perfectamente porque yo igual salí de mi tierra dejando todo y aunque no me fui tan lejos pues el hecho de salir del país cuenta y mucho, pero es cosa de tiempo.,.. yo me siento muy bien en este país que vivo y me he podido adaptar a todo.

Claro, extraño mi familia, mis amigos, mi comida... muchas cosas, pero es cosa de adaptarse y vivir el momento... nuestro país siempre esperará por uno.

besos y sube fotos para que nos muestres el bello paraiso en donde te encuentras ahora.

Nelly dijo...

Oh no estas en Lima!! Pero q bueno q estes con tu mami, disfrutas esos dias al máximo!

Cuando puedas pon fotos, si no los verias x el facebok pero es imposible xq no tengo tu facebook jajaja.

Saludos.

Dragón del 96 dijo...

Asu, tanto tecnohueveo ha aparecido? Y yo que creí que el blog había sido mi limite.

Que bueno saberte bien. Aunque la parte de los sexagenarios calatos, no me lo quiero ni imaginar. Me imagino que eso es lo malo, porque también deben haber mas jovenes... o no? Jajajaja.

Aprovecha el tiempo que te quedes por allá al máximo.

Slaudos.

Laura Zaferson dijo...

re bien que viajes y conozcas cosas nuevas! que envidia!

sigue contando como te va al tiempo que araño las paredes. :)

besos!

dmoOn dijo...

Conocer es vivir
Como ansio un viaje =]
suerteeee

El perro andaluz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El perro andaluz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
KiuBaS dijo...

q nitido el poder viajar a otro pais! ver otro tipo de cultura! ps en calidad

Elmo Nofeo dijo...

Con razón tanto tiempo desaparecida de la blogósfera.

Ardnas dijo...

Menorca!!! Guau :D

Ana Lucía dijo...

pero...el mar es maravilloso verdad?? el mar siempre da un toque de familiaridad donde quiera que estemos,
besitos

Petisita dijo...

Mafa como puede ser que nunca mas te comenté??? sigues por allá? que es de tu vida!!!???