viernes, enero 12, 2007

Aventura culinaria en Arequipa


En el 2006, tuve la suerte de viajar mucho por cuestiones laborales y también por placer. Mi curiosidad me llevó a encontrar el Zig Zag en Arequipa. Me parece que fue en el año 2005 cuando ví un reportaje sobre la crianza de avestruces en la Ciudad Blanca y pude observar como una rubicunda reportera degustaba una delicia de avestruz a la piedra, que se me hizo agua a la boca, tanto que llevé el antojo conmigo por más de 6 meses.

Cuando llegué a Arequipa era de noche y me alojé cerca a la Plaza de Armas. Como no tenía que saber nada de trabajo hasta el día siguiente, procedí a tratar de ubicar el lugar donde servían mi platillo deseado.

No recordaba el nombre del restaurant y no sé por qué me hice la idea que quedaba por el Convento de Santa Catalina, pero después de muchas vueltas en esas oscuras calles un amable policia me dijo que tenía que cruzar el otro extremo de la Plaza de Armas, rumbo a la Plaza de San Francisco.

Pude reconocer el lugar al instante ya que en la puerta había una avestruz disecada dándome la bienvenida al lugar de mis fantasias culinarias. El lugar es muy bohemio y está decorado con muy buen gusto. Lo malo es que no habían mesas disponibles y los comensales no parecían querer partir. Así que decidí cenar en la barra del bar.

UNA DELICIA el el avestruz a la piedra, acompañada de una ensalada (con tomatitos cherry, lechuga orgánica y queso parmesano) y un pure de quinua (podía escoger papas fritas pero sentí que debía explorar nuevos sabores). También recuerdo que me sirvieron unas salsas para acompañar el platillo, que sentaban de maravilla con la delicada carne.

Me emocioné cuando me pusieron una especie de babero para adultos, que es para que no salpique el jugo de la avestruz en la ropa, no me dió roche porque ya había visto en el reportaje que ese era el procedimiento para comer las carnes a la piedra.

Disfrute de principio a fin la mágica experiencia. Así que ya saben, si están de visita en Arequipa, les recomiendo no dejar de visitar el Zig Zag restaurant, donde también sirven alpaca y carne de res a la piedra. (Y otras delicias con camarones)

¡Ah! y por favor si alguien prueba el Coca Sour, no se olvide de contarme que tal le fue, porque hasta el día de hoy me arrepiento de no haberlo probado.

También si quieren tomar desayuno o un lonchecito delicioso, les recomiendo el Zig Zag creperie que se encuentra en la casona colonial de la Alianza Francesa. Yo espero volver pronto. Sólo me queda decirles Bon A petit! :)

7 comentarios:

El Rojo dijo...

Qué vergüenza!!! Recién hoy me vengo a dar cuenta que tienes blog :$ Voy a ponerme a leerlo....

El Rojo dijo...

Arequipa me espera pero por lo pronto debo aprovechar que estoy al norte y visitar Piura, Chiclayo, y Trujillo de nuevo (pasé el Año Nuevo ahí, lo máximo!!!)
Ah, viajar es excelente...

Laura Zaferson dijo...

El coca sour es buenazo! (El de Huaringas... that is. jeje.)

Ya me tocará ir a arequipa a visitar tan sabroso lugar. :D

Mafa dijo...

Huaringas?? Donde queda??

milanta dijo...

MAAAAAAAAAAFA jajaja bienvenida seas con tu combi virtual, o sea tu blog jajaja.

Ah, y yo comí esa ave en Long Horn y me falta ir a Las Canastas a ver que tal está...

Mafa dijo...

Gracias Milanta por el recibimiento!!!

El perro andaluz dijo...

¿Qué animal no has comido?:)